Kenia

1 min Conozca más sobre el desempeño de Kenia con respecto a la igualdad de género desde 2015.

Download Full Report
1 min

Progreso

Puntaje del índice en 2020: 56,2

Puntaje del índice en 2015: 55,1

Estado: “Algún progreso” desde 2015 y puntaje general “muy bajo”

Clasificación mundial en 2020: 110.o de 144 países

Clasificación regional en 2020: 8.o de 36 países en África Subsahariana

Kenia ha registrado “algún progreso” en su puntaje general del Índice de Género de los ODS de 2022 que ha mejorado en poco más de 1 punto entre 2015 y 2020. Ha tenido un “progreso rápido” en cinco de los ODS, pero el estancamiento y la disminución en otros objetivos demoran el progreso en cuanto a las niñas y las mujeres.

El desempeño destacado de Kenia ha sido en el ODS 8 de trabajo, donde obtuvo 82 puntos, y logró puntajes “muy buenos” en indicadores relativos a mujeres en trabajos vulnerables (8.2) y en leyes sobre la igualdad laboral (8.4). Estos dos puntajes sitúan a Kenia muy por encima de los puntajes mundiales y regionales promedio.

El mayor progreso desde 2015 se ha dado en el ODS 9 de innovación, impulsado por un aumento en el uso de las mujeres de la banca digital (indicador 9.1), que pasó de 66 puntos en 2015 a 75 en 2020. El desempeño “medio” de Kenia respecto de este indicador en 2020 sitúa al país muy por encima de los puntajes promedio para la región de África Subsahariana y el mundo de 32 y 52 (“muy bajo”), respectivamente.

Se ha observado un gran desempeño en los indicadores legales y de políticas del ODS 5 de igualdad de género, así como en indicadores clave como los derechos de las mujeres a la tierra (1.3). En cambio, la representación de las mujeres en la toma de decisiones ha disminuido, especialmente en cuanto a la cantidad de mujeres en cargos ministeriales (indicador 5.5) a pesar de la ley de dos tercios relativa al género —un requisito de la Constitución de 2010 que establece que los organismos públicos no deben componerse de más de dos tercios de personas del mismo género—.

El deterioro más notable en el progreso desde 2015 hasta 2020 se registró en el ODS 2 de nutrición, donde Kenia obtuvo un puntaje “muy bajo”. Uno de los factores ha sido la reducción de la proporción de mujeres que indicaron tener dinero suficiente para comprar alimentos (indicador 2.4), un área en la que Kenia sufrió una caída de 46 a 25 puntos de 2015 a 2020. Otro factor ha sido la percepción de las mujeres sobre los ingresos del hogar (indicador 1.4), que cayó de un puntaje de por sí “muy bajo” en 2015 (46 puntos) a tan solo 22 puntos en 2020.

Important message

Kenia ha logrado algunos avances en la igualdad de género, pero el estancamiento y la disminución mantienen su puntaje general en muy bajo.

Reflexiones de GROOTS-Kenya

El desempeño de Kenia en el Índice de Género de los ODS de 2022 es un llamamiento a la acción para que todos los sectores trabajen con más firmeza e intensidad en pos de eliminar las disparidades de igualdad de género. El índice resalta los cambios generales positivos y negativos, así como los sectores, las cuestiones y las actitudes específicas donde se requiere más acción, como el empoderamiento económico para la igualdad de género, los derechos de las mujeres a la tierra y la violencia contra las mujeres y las niñas.

El desempeño de Kenia en el ODS 5 de igualdad de género, que obtuvo tan solo 62 puntos en el índice (es decir, “bajo”), refleja el hecho de que la clase política no ha aprobado la ley de dos tercios relativa al género —un umbral constitucional fundamental cuyo objetivo es lograr la igualdad de género en todos los sectores—. El proyecto de ley no fue aprobado por el Parlamento tres veces y, a pesar de que los plazos constitucionales son perfectamente claros, en estos momentos no hay certeza respecto de cuándo se volverá a someter a debate.

Si bien el índice muestra que Kenia ha tenido una considerable mejora entre 2015 y 2020 en cuanto al ODS 7 de energía limpia, la Ley de Finanzas incorporó en su presupuesto 2021-2022 un impuesto sobre el valor añadido para el gas licuado de petróleo. Los costos de esta fuente confiable de combustible para cocinar se han disparado y, por ende, este recurso se ha vuelto inasequibles para muchos hogares, que, en muchos casos, están encabezados por mujeres. Este reciente retroceso en la política energética amenaza la mejora de 5,4 puntos respecto del ODS 7 que Kenia logró desde 2015. Sin duda, el aumento de costos afectará el equilibrio de la igualdad de género en el sector energético, dado que la carga de conseguir combustible de cocina recae sobre las mujeres y, de este modo, limita su tiempo para desempeñar actividades económicas.

De forma encomiable, Kenia ha tenido un desempeño deseable en el ODS 8 de trabajo, en el que obtuvo con 82 puntos (“bueno”). Sin embargo, las brechas de datos siguen afectando el monitoreo de la igualdad de género en los ODS, incluidos aquellos vinculados al trabajo digno y el empoderamiento económico. ONU Mujeres indicó recientemente que Kenia solo registró datos para el 41,8% de los indicadores de los ODS relativos a la igualdad de género desde diciembre de 2020 y que las brechas de datos sobre tareas de cuidado y empleo doméstico no remunerados, así como la disparidad salarial por razón de género, son áreas clave de preocupación.