Indonesia

1 min Conozca más sobre el desempeño de Indonesia con respecto a la igualdad de género desde 2015.

Download Full Report
1 min

Progreso

Puntaje del índice en 2020: 66,7

Puntaje del índice en 2015: 64,9

Estado: “Algún progreso” desde 2015 y puntaje general “bajo”

Clasificación mundial en 2020: 76.o de 144 países

Clasificación regional en 2020: 15.o de 26 países en Asia y el Pacífico

El puntaje general de Indonesia para el Índice de Género de los ODS en 2020 fue de 66,7 puntos, lo cual indica “algún progreso” desde 2015. Sus mejores puntajes en 2020 fueron para el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6 de agua, el ODS 7 de energía limpia y el ODS 3 de salud. Si bien se ha modificado la edad legal para contraer matrimonio y se ha adoptado el programa nacional de seguro médico más importante del mundo, aún existen dificultades de implementación y normas de género dañinas que obstaculizan el progreso.

Indonesia ha tenido un “progreso rápido” en varios objetivos desde 2015. El país ocupa el puesto 35.o del mundo gracias al aumento de casi 14 puntos en el ODS 13 de clima. Indonesia también ha registrado un aumento extraordinario de 12 puntos en el ODS 9 de innovación —gracias al aumento del uso de las mujeres de la banca digital (indicador 9.1) y a su mayor acceso a Internet (indicador 9.3)— así como mejoras de 6 puntos o más en el ODS 6 de agua, el ODS 8 de trabajo y el ODS 7 de energía limpia.

Indonesia ha tenido un muy bien desempeño en la reducción de la cantidad de niñas que exceden la edad indicada para la educación primaria (indicador 4.1). No obstante, ha obtenido un puntaje “muy bajo” en cuanto a mujeres con al menos parte de la educación secundaria (indicador 4.4) y a la esperanza de vida escolar de las niñas (indicador 4.2). De este modo, el puntaje general del ODS 4 de educación solo ha tenido una leve mejora de 67 puntos en 2015 a 69 en 2020.

Los puntajes más bajos que obtuvo Indonesia se registran en el ODS 17 de alianzas, el ODS 10 de desigualdades y, de modo muy preocupante, el ODS 5 de igualdad de género, en el que el país ocupa actualmente el puesto 115.o a nivel mundial. La mejora en cuanto a la proporción de mujeres en el Parlamento (indicador 5.4) se vio contrarrestada por la disminución de las mujeres en cargos ministeriales (indicador 5.5). Además, Indonesia registró un puntaje “muy bajo” y sin cambios de solo 15 puntos respecto de las bases legales para el aborto (indicador 5.3).

La principal disminución se ha observado en el ODS 11 de ciudades sostenibles, que ha caído 12 puntos desde 2015 debido a los cambios en la percepción de las mujeres sobre el precio de la vivienda (indicador 11.1), el incremento en las emisiones de CO2 (indicador 11.2) y el aumento de población que vive en barrios marginales (indicador 11.4). Con un 56,6% de la población que vive en ciudades —y teniendo en cuenta que Yakarta está entre las más grandes del mundo)—, esta disminución genera especial preocupación.

Important message

La puntuación general de Indonesia refleja algún progreso hacia la igualdad de género.

Reflexiones de KAPAL Perempuan

Los resultados de Indonesia en el Índice de Género de los ODS de 2022 indican la necesidad de una mayor voluntad política y esfuerzos coordinados para garantizar los derechos de las niñas y las mujeres. Si bien, entre 2015 y 2020, Indonesia ha registrado un aumento de 12 puntos en el ODS 9 de innovación —gracias a los avances de las mujeres en el uso de la banca digital (indicador 9.1) y su acceso a Internet (indicador 9.3)—, aún existen muchas desigualdades, especialmente en mujeres que se encuentran en zonas remotas con herramientas de comunicación, cobertura de Internet y electricidad limitadas.

El índice también muestra un aumento de 7,5 puntos en el ODS 8 de trabajo). A pesar de que se ha observado un “progreso rápido” en cuanto al empoderamiento económico de las mujeres en el ámbito formal, las personas que trabajan en el sector (en su mayoría mujeres) aún no cuentan con los mismos derechos y protecciones. Por ejemplo, las empleadas domésticas no tienen derecho a salarios dignos, seguridad social ni a un ambiente laboral seguro y suelen ser víctimas de violencia. En 2019, la mayoría de las personas empleadas en Indonesia trabajaban en el ámbito informal, y el ellas eran mujeres en zonas rurales y urbanas. Desde 2004, quienes defienden la igualdad de género y los derechos laborales han estado ejerciendo presión para que se promulgue la Ley de Empleo Doméstico, pero no han visto resultados concretos del Gobierno ni del Parlamento.

Resulta preocupante que Indonesia obtenga su menor puntaje en el ODS 5 de igualdad de género con tan solo 51 puntos, lo que se considera “muy bajo”. Esto está muy por debajo del promedio regional, aunque Indonesia ya cuenta con protección legal para mujeres, niños y niñas, normas sobre la transversalización de la perspectiva de género y un presupuesto de desarrollo con perspectiva de género. En 2019, Indonesia modificó su Ley de Matrimonio y elevó la edad mínima de las niñas para casarse de 16 a 19 años, aunque su implementación sigue presentando dificultades. Esto demuestra un entorno donde los cambios en los marcos legales y de políticas no necesariamente se traducen en cambios reales; es posible que una mayor cantidad de mujeres a cargo de la aplicación de políticas permita achicar estas diferencias.

Estas dificultades provienen de las normas sociales patriarcales dominantes y la subordinación de las mujeres en nombre de las enseñanzas y costumbres religiosas. La violencia contra las mujeres sigue en aumento, incluida la violencia sexual que está generalizada. Los datos de la Comisión Nacional de Indonesia para la Mujer indican que, de los 431.471 casos de violencia contra mujeres informados, en los 2807 se trató de violencia sexual. La Encuesta Nacional sobre Experiencia de Vida de la Mujer de 2016 puso de manifiesto que el 41,7% de las mujeres encuestadas sufrió violencia, incluida la violencia sexual. El gobierno de Indonesia debe promulgar la Ley de Delitos de Violencia Sexual con carácter de urgencia para proteger a las personas sobrevivientes de violencia y a sus familias.