Guatemala

1 min Conozca más sobre el desempeño de Guatemala con respecto a la igualdad de género desde 2015.

Download Full Report
1 min

Progreso

Puntaje del índice en 2020: 61,2

Puntaje del índice en 2015: 59,7

Estado: “Algún progreso” desde 2015 y puntaje general “bajo”

Clasificación mundial en 2020: 98.o de 144 países

Clasificación regional en 2020: 19.o de 21 países en América Latina y el Caribe

El Índice de Género de los ODS de 2022 indica que Guatemala ha obtenido “algún progreso” hacia la igualdad de género desde 2015. Con 61,2 puntos, Guatemala ocupa el puesto 98.o de 144 países a nivel mundial y el puesto 19.o de 21 países en América Latina y el Caribe en 2020.

Guatemala ha mejorado su desempeño en cuanto al ODS 6 de agua y ODS 7 de energía limpia. El mayor progreso se ha observado en el acceso al agua potable (indicador 6.1) que tuvo 94 puntos en 2020. También se han mantenido buenos puntajes en relación con los derechos de las mujeres a la tierra (indicador 1.3, que obtuvo 100 puntos), seguido de cerca por la prevalencia de la anemia entre las mujeres (indicador 2.3 con 93 puntos).

En relación con los objetivos, el mayor progreso de Guatemala ha sido en el ODS 9 de innovación, que aumentó casi 7 puntos desde 2015 y, de este modo, superó el promedio regional de 2020. Este progreso ha sido impulsado por el avance en el uso de las mujeres de la banca digital (indicador 9.1), aunque Guatemala y la región de América Latina y el Caribe aún tienen un puntaje “muy bajo” en este sentido. Guatemala también obtuvo un puntaje perfecto de 100 puntos en cuanto a representación de mujeres en ciencia y tecnología (indicador 9.4).

Sus puntajes más bajos se registran en el ODS 16 de justicia) y el ODS 5 de igualdad de género) con 38 y 46 puntos respectivamente. La falta de progreso en cuanto a las bases legales para el aborto (indicador 5.3) y el considerable retroceso de las mujeres en cargos ministeriales (indicador 5.5) explica su puntaje general “muy bajo” en el ODS 5. El mal desempeño en cuanto a las leyes sobre la igualdad laboral (indicador 8.4) podría explicar por qué el puntaje que obtuvo Guatemala para el ODS 8 de trabajo) sigue estando 16 puntos por debajo del promedio regional de 68 puntos en 2020.

Si bien el ODS 10 de desigualdades) ha logrado “algún progreso” desde 2015, el puntaje se encuentra por debajo del promedio regional, mientras que ciertos indicadores como desigualdad de ingresos (10.1), autonomía personal y derechos individuales (10.2) y leyes sobre la diversidad de género (10.5) no registraron “ningún progreso” y también obtuvieron un puntaje “muy bajo” en 2020.

El país ha avanzado en la “dirección equivocada” en cuanto a la percepción de las mujeres sobre el precio de la vivienda (indicador 11.1) y la percepción de las mujeres sobre los ingresos del hogar (indicador 1.4), lo cual hizo que Guatemala sufriera una “disminución” en el ODS 11 de ciudades sostenibles y el ODS 1 de pobreza). Estas caídas preceden a la covid-19, lo que indicaría que Guatemala y otros países de Centroamérica pueden haber sufrido mayores reveses provocados por la pandemia.

Important message

Guatemala ha logrado algunos avances hacia la igualdad de género, pero tiene un puntaje más bajo que la mayoría de los países de la región.

Reflexiones de la Asociación Generando Equidad, Liderazgo y Oportunidades (ASOGEN)

Guatemala shows ‘some progress’ in the 2022 SDG Gender Index, although it still has a ’poor’ score for 2020. This reflects the persistent gaps in development and gender equality in the country.

Progress since 2015 on regulatory frameworks and policies in favour of women includes the creation of the National System for Equity between Men and Women. This system coordinates the actions instigated by the various State bodies (local governments, collegiate bodies, bodies with civil society participation, inter-institutional spaces and within public institutions) that aim to guarantee the well-being of women, to ensure the fulfilment of their human rights and to close inequality gaps through the Presidential Secretariat for Women (SEPREM).

However, in April 2017, the plenary session of the Congress of the Republic heard Initiative 5272, which sought approval for the Law for the Protection of Life and the Family. Representing a real setback for the exercise of women’s human rights and sexual and reproductive rights, it hinders access to information about modern contraceptive methods and comprehensive sexuality education, and it imposes harsher penalties for abortion. This directly impacts the fulfilment of Sustainable Development Goal (SDG) 5 on gender equality, for which Guatemala scores ‘very poor’ on the Index with just 46 points – the country’s second-lowest score across the 14 SDGs observed by the Index.

There has been insufficient progress on curbing and preventing violence against women, girls, adolescents and young people. For example, in the context of COVID-19-related lockdowns, domestic violence increased. Data from the public prosecutor’s office report that an average of five women go missing every day; in 2020, there were 197 reports of violence against women per day; and in 2019, 699 women died as a result of femicide (female victims of homicide) or violence compared with 454 in 2020 and 531 in 2021. In the Index, Guatemala scores ‘very poor’ on the femicide rate with only 35 points.

This explains why Guatemala is so far behind the Latin America and the Caribbean regional average on SDG 5 on gender equality and on SDG 16 on justice. It is a reflection of the State’s neglecting to guarantee human rights and strengthen the institutional framework that impacts the lives of the entire population, but especially women, girls and adolescents.